Índice de innovación europea 2016

España sigue suspendiendo en una de las áreas más importantes para el desarrollo de un país: ciencia y tecnología. La Comisión Europea acaba de publicar el índice de innovación europeo para 2016. Este ranking indica la situación de cada país a nivel de desarrollo e investigación de una manera relativa, dentro de la Comunidad Europea. España se sitúa como el tercer país que más ha retrocedido en este aspecto desde la crisis, situándose en la vigésima posición de veintiocho.

El desarrollo y la innovación son campos vitales para el desarrollo de un país, a la vista está, que países con una visión más pionera y audaz son capaces de mantenerse más estables en los momentos económicos más críticos, como por ejemplo ha sido el caso de Alemania.

Centrándonos en el grupo que forman los 28 estados miembros, España cuenta dentro del índice de innovación europeo de 2016 con un modesto valor de 0,36, apenas el doble del país menos innovador, Rumanía, con un 0,18 y muy por debajo del líder, Suecia, que posee un 0,70, seguido muy de cerca por Dinamarca, Finlandia y Alemania. Esto nos sitúa en los países cuya contribución a la innovación se califica como “moderada”, un puesto por encima de “modesta” que es la más baja y dos por encima de los líderes en innovación. Reino Unido o Francia, por ejemplo, se situarían en una posición “fuerte” como innovadores, mientras que dentro de nuestra categoría  se encuentran países como Chipre, Grecia, Italia, Portugal o Polonia, entre otros. En cuanto a la media de la Unión Europea dentro de los 28 se sitúa en 0,52 puntos.

Hay que entender la innovación como una fuente de producción estable y duradera,  mientras tanto seguiremos a la cola de la innovación.

You may also like